viernes, 19. mayo 2006
Jaime, 19 de mayo de 2006 9:50:08 CEST

Los hipopótamos bailarines


Don Alfredo Matías creó la primera compañía de danza de hipopótamos enanos hará ya veinte años. Matías estaba harto de verse menospreciado por los hipopótamos al ser un enano y por los enanos al ser un hipopótamo, y decidió demostrar que su especie era tan capaz como cualquier otra de perder el tiempo.
Matías y otros tres amigos también apasionados del mundo de la danza, se pusieron unos tutús y crearon su primer ballet, Lo peor de los dos mundos. Este espectáculo trágico se pudo ver en varias salas europeas y gustó mucho a cuatro de las siete personas que acudieron a verlo. Los otros tres dijeron que psá.
A partir de la iniciativa de Matías, los hipopótamos enanos se lanzaron en masa a la práctica del ballet, para espanto de los estirados profesores del ramo, que veían como unos cuerpos duros, toscos y regordetes dejaban por tierra todo por lo que habían luchado durante años: la aniquilación definitiva del escaso y más que dudoso placer que se puede obtener bailando.
Los ballets de hipopótamos no tardaron en ponerse de moda y la figura de Alfredo Matías se elevó a la categoría de héroe, al tratarse de un bicho ridículo e irrisorio que se había alzado contra los comprensibles prejuicios de la sociedad.
De todas formas y al cabo de pocos años, Matías se lesionó haciendo un plié u otra de esas palabras francesas que designan gestos dolorosos, y tuvo que retirarse. Intentó iniciar una carrera en televisión, pero, a pesar de sus más que denodados esfuerzos por ganarse el favor del público, su Beretta, el hipopótamo detective no acabó de cuajar. Falta de credibilidad, aseguraron algunos.
Actualmente, Matías trabaja en la redacción de sus memorias. Los ballets de hipopótamos cuentan con el respeto de la crítica y el apoyo del público. Luisa Teodora Martínez pasó dos años en la cárcel por ponerse primero delante y luego debajo del coche de Farruquito. Hoy en día vive en Wisconsin con su familia.
Remitiré este texto a la Wikipedia para su publicación urgente.

Alfredo Matías realizando un pas de chat. (Archivo, 1989)


 
Menéame Envía esta historia a del.icio.us
enlace directo