martes, 9. mayo 2006
Jaime, 9 de mayo de 2006 15:58:03 CEST

Famoseo


El filósofo de origen alemán afincado en Marbella Matthias Grün vuelve a ser noticia. Esta semana ocupa la portada de la revista ¡Hola! con unas sorprendentes declaraciones: "El ser es uno y viene determinado por el tiempo y el espacio".
Estas palabras ya han hecho saltar a la horda de periodistas acostumbrados a criticarle. En Aquí hay tomate se han burlado del pensador, llamándolo "Parménides de pacotilla" y retándole a asegurar "que el movimiento no existe".
Ana Rosa Quintana ya había entrevistado a su ex mujer, la profesora sevillana de Historia del Arte Eva Marcos, y le había preguntado por las ideas de Grün. Marcos explicó que su marido "está claramente en la línea de los existencialistas alemanes contemporáneos seguidores de Heidegger, como Sloterdijk. Pero yo he venido aquí a hablar de mi libro sobre arte mudéjar y no sobre mi relación con Grün".
Lo cierto es que desde su matrimonio y, sobre todo, su millonario divorcio, Eva Marcos no se ha podido sacar de encima la alargada sombra de su influyente ex marido. Aun hoy, cinco años después de su ruptura, siguen publicándose noticias al respecto: el mes pasado se supo que él se quedó la villa de Taormina, a pesar de que fue un regalo de bodas.
Lo que está claro es que Grün nunca ha acabado de caer bien, como quedó en evidencia en su visita a ¿Dónde estás corazón? En aquella intervención fue abucheado continuamente por el público y puesto contra las cuerdas por los periodistas, que acusaron al alemán de pretender ser una mala copia del ya citado Sloterdijk y de ignorar las aportaciones de otros pensadores contemporáneos como Onfray y Zizek, de quienes Grün dijo que no eran más que "monas de circo".
El profesor también explicó que no le atraía la filosofía contemporánea, y que el pensador reciente que más le interesaba era Heidegger. "Pero, en realidad, desde la Grecia clásica no hemos avanzado gran cosa en lo que se refiere al pensamiento".
Esta última frase se entendió claramente como un puñal clavado en la espalda de quien fuera su colaborador durante más de diez años, Daniel Lucas, quien le abandonó tras una dura discusión acerca de la influencia de Platón. En una polémica entrevista concedida a Diez Minutos, Lucas tildaría al ateniense de "poeta de lo vacuo".
De todas formas, se ha especulado mucho acerca de la mala vida que lleva este joven filósofo después de dejar la protección de su mentor. Se han publicado fotos comprometedoras en las que aparece leyendo tebeos y se especula con la posibilidad de que esté buscando trabajo en una oficina, aunque Lucas ha desmentido esta espantosa y trágica posibilidad.
Últimamente se le ha visto en compañía de Clara Blanca, filósofa tildada en ocasiones de "utilitarista", pero sin duda una persona adecuada para reconducir la carrera del otrora prometedor Lucas, de quien aún se recuerda su espléndida tesis doctoral sobre Diógenes.


 
Menéame Envía esta historia a del.icio.us
enlace directo