miércoles, 27. septiembre 2006
Jaime, 27 de septiembre de 2006 10:24:55 CEST

Por una cabeza


Se ha cancelado la representación de Idomeneo, de Mozart, en la Deutsche Oper de Berlín, tras las amenazas de los cuatro tontos de siempre, a los que al parecer no les gusta que al final un personaje tenga en un saco la cabeza de Mahoma (entre otras cabezas).
Tanta indignación es comprensible: al fin y al cabo, la obra transcurre poco después de la guerra de Troya, cuando gran parte de las cabezas que allí salen ni siquiera habían nacido.
Sí, se trata de un error histórico de magnitud.
Pero La decadencia del ingenio está con la libertad creativa y cree por tanto un error que se suprima una ópera simplemente porque el autor se haya tomado ciertas licencias. (Por cierto, ese tal Mozart promete. Esperemos que las discográficas no arruinen su originalidad). Así pues y gracias a mis contactos, me he hecho con el saco de cabezas y, en absoluta primicia para mis lectores, iré canturreando y sacándolas, tal y como hubieran hecho en la obra en cuestión. Ojo: en riguroso directo.
Comienzo.
A ver que carraspee.
Ejem.
Por cierto, es posible que en Barcelona y alrededores se oigan ruidos extraños. Que nadie se alarme: no serán más que unas pocas decenas de perros que al oírme correrán a arrojarse a las aguas del puerto para terminar así con el sufrimiento que les estaré causando.
Ejem.
Nanieno nanieno, aquí tenemos la cabeza de Jesucristo, que era un tipo muy listo nanieeeeno chimpón porrompomperooooo, aquí está la cabeza de Buda, fíjate el calvo como sudaaa, nanieeeeno nieronienonieeeee, la de Poseidón, cuyo tridente mola un montón, y aquí está la de Mahomaaaaaa, quien no es bien visto en Romaaaa, nieno nienoniaaaa...
OSAMA BIN LADEN: No me esperaba esto de ti, rata infiel.
JAIME: Bueno, qué pasa, sólo estoy cantando.
OBL: Esto es una ofensa para el islam. Y lo de la cabeza también. Es una representación del profeta. Una representación humillante. Además, que sepas que a Buda también le ha sentado mal, que no es sólo cosa de unos cuantos radicales --pero hábiles pilotos-- musulmanes. Mira, viene conmigo, todo enfadado.
J: ¡Ese no es Buda! ¡Ese es tu primo el gordo!
EL PRIMO GORDO DE OSAMA: Hola.
OBL: Bueno, es que Buda no quería venir. Está molesto desde que le reventamos aquellas estatuas en Afganistán.
J: No esperaba ver a tu primo. ¿No se había hecho terrorista suicida?
OBL: Sí, pero no podía cerrarse el cinturón de explosivos. Quizás más adelante. Lo tengo a dieta.
J: Por cierto, los espías franceses dicen que te has muerto de tifus.
OBL: Sí, y también decían que no sobreviviría sin mis diálisis. Tonterías. Aquí estoy, fresco como una rosa. Claro que no puedo ver la luz del sol y este brazo a veces se me cae y necesito comer cerebros humanos, pero, bah, nada grave. Volviendo al tema: mereces un castigo por lo que has hecho.
J: ¡No hay tiempo para eso!
OBL: Ahora no me vengas con tonterías. No temo a los militares, ni a los policías, ni a...
J: ¡Hoy se celebra la maratón de mujeres en bikini!
OBL: ¡No!
J: ¡Y pasarán por aquí!
OBL: ¿Por tu sala de estar? ¡No!
J: ¡Sí!
OBL: ¿En bikini? ¿Sin burka?
J: ¡Sólo en bikini! ¡Algunas en tanga! Y calzado deportivo, claro, que vienen corriendo.
OBL: ¡No! Mi vista radical no podrá soportar la visión de decenas de mujeres practicando deporte en paños muy menores. ¡Me voy! ¡Pero volveré! ¡Y mi venganza será terrible!
J: ¡Oigo sus pasos!
OBL: Arg.
EPGDO: Espera, que yo también voy... No corras tanto...
J: Ah, el viejo truco de la maratón de chicas en bikini. No hay fundamentalista que lo soporte.


 
Menéame Envía esta historia a del.icio.us
enlace directo