martes, 26. septiembre 2006
Jaime, 26 de septiembre de 2006 12:07:24 CEST

Otra vez no, por favor


Me acabo de enterar de que existe un delito llamado "ultraje a España y a sus comunidades autónomas". Y eso incluye sus símbolos. Me cago en la bandera y me limpio con la senyera, no tenía ni idea. Hay que joderse.
Pero no he venido aquí a hablar sobre esta moda absurda que consiste en insultar a todas las naciones habidas y por haber, esas putas naciones de mierda, y hacerlo además sin elegancia ninguna, usando palabras malsonantes y faltando al respeto a todos esos gilipollas sin cerebro que son los patriotas.
El caso es que ha sucedido una cosa que puede hacer temblar los cimientos de la democracia. Bueno, en realidad serían dos cosas, pero como los mercados bursátiles han acogido con serenidad el golpe de estado en Tailandia, no es necesario hablar de este tema.
El caso es que la princesa de España se ha quedado embarazada OTRA VEZ. Y DE NUEVO surge el sesudo e interesantísimo debate sobre el sexo del bebé. Es decir, IGUAL QUE HACE UN AÑO, tenemos que ponernos a hablar de la posibilidad de que nazca un niño barón --con b porque es noble-- y haya que hacer las reformas oportunas a la Constitución para que su hermana mayor pueda reinar dentro de treinta años, siempre dejando bien claro que Felipe es una excepción a esta reforma, no vaya a reinar su hermana mayor, que la pobre no está para esas cosas.
Eso es lo que se llama gobernar con visión de futuro. Preocuparse porque dentro de siete meses quizás nazca un niño que será el hermano pequeño de la que quizás sea reina dentro de treinta años.
Y a todos nosotros nos importa mucho.
Por supuesto.
Ejem.
¿Y si, no sé, es una idea, y si, decía, miramos para otro lado y hacemos ver que no pasa nada? En fin, puestos a poner quizás, puede que nazca un niño y le atropelle un camión dentro de quince años. O que haya una república. O que nazca niño pero se sienta mujer. O viceversa a todo. ¿Qué es lo peor que puede pasar? ¿Que una institución discriminatoria en todos sus aspectos siga discriminando también por sexo? Si casi nadie puede ser rey, ¿qué más da que Leonor tampoco pueda serlo? Sólo es una más.

P.D.: Sigo pensando que lo mejor es escoger al rey de turno por sorteo. ¡Yo también quiero ser rey y sacrificarme por el país trabajando tres o incluso cuatro horas a la semana, si es necesario!


 
Menéame Envía esta historia a del.icio.us
enlace directo