jueves, 19. enero 2006
Jaime, 19 de enero de 2006 8:59:26 CET

Far too silly


A: Oiga, ¿y usted a dónde se cree que va?
B: Pues a mi casa.
A: Ah, qué bonito, qué bonito. ¿Y eso que se lleva bajo el brazo?
B: Pues un libro. Precisamente venía a decirle que me lo llevo.
A: Muy bien, qué alegría, qué despiporre, ya estamos rompiendo la unidad de archivo.
B: ¿Pero de qué unidad de archivo me está hablando? Si esto es una biblioteca.
A: Pues eso. Una biblioteca. Y no mil trescientas cuarenta y dos, que son los socios que tenemos. No podemos ir dejando que locos como usted se lleven cada uno un libro y nos dejen sólo con el polvo de las estanterías. Eso significaría el fin de la civilización tal y como la conocemos.
B: Oiga, que en tres días lo devuelvo.
A: ¿Y yo cómo sé que eso es verdad? Usted es otro catalán más, un mentiroso compulsivo, un falsificador de la historia, un traidor, un descuartizador, un intolerante, un fascista, un cleptómano, un enfermo, un culé, un genocida.
B: Hombre, pero tiene mi dirección y mi teléfono.
A: Falsos, seguro. Además, si tuviera que ir a buscar el libro, necesitaría poner una denuncia, que el juez autorizara a la policía a entrar en su casa, demostrar que ese libro no es suyo... En fin, papeleo y abogados. Saldría más a cuenta comprar un libro nuevo, que es lo que usted quiere. Anda que no les tengo yo clichados a los desintegradores de archivos como usted.
B: Bueno, mire, si se va a poner así, le dejo el libro aquí, en el mostrador, y usted me deja en paz.
A: No, hombre, que era broma.
B: (...)
A: Era un ejemplo práctico de cómo la sociedad está excesivamente politizada y polarizada. Llévese el libro, hombre, faltaría más. Es una mierda, pero lléveselo.
B: (...)
A: Y no olvide reflexionar acerca de lo que ha experimentado hoy aquí.
B: (...)
A: Las bibliotecas: centros culturales en el más amplio sentido de la palabra.
B: (...)
A: ¿Qué ocurre?
B: (...)
A: ¡¿Qué?!
B: (...)
A: ¿Qué pasa? ¿Tengo monos en la cara?
B: (...)
A: ¡AH! ¡AAAH! ¡AAAAAAAHAAAHA! ¡QUÍTEMELOS! ¡QUÍTEMELOS! ¡AAAAAH! ¡MONOS! ¡MONOS! ¡QUÍTEMELOS! ¡AAAAHAAAAAHAAAAA!


 
Menéame Envía esta historia a del.icio.us
enlace directo