martes, 11. julio 2006
Jaime, 11 de julio de 2006 10:06:20 CEST

El ladrón de bolígrafos


Tras siete años de investigaciones, la policía ha conseguido arrestar a Domingo Gutiérrez, el mayor ladrón de bolígrafos de la historia. Gutiérrez fue apresado en una villa cercana a Taormina. En la casa se encontraron más de cincuenta millones de bolígrafos y plumas de todo tipo.
El robo y la posterior venta de estos productos le ha permitido adquirir varias casas de lujo y más de un deportivo a lo largo de los últimos años. Se dice que incluso compraba cedés originales, en lugar de bajarse canciones por internet, como todo el mundo.
Gutiérrez comenzó su carrera delictiva ya en el colegio. Pedía prestado un boli o un lápiz y jamás lo devolvía. Pasó a hacer lo mismo en bancos, oficinas de correos y organismos públicos. Le daban un boli para firmar y después se lo colocaba hábilmente en el bolsillo. Se calcula que sus robos sólo en oficinas públicas han supuesto un perjuicio al estado de más de doce millones de euros.
Con el tiempo fue perfeccionando su técnica. Entraba en tiendas de estilográficas de gama alta, pedía que le enseñaran alguna y terminaba colocándosela en el bolsillo. Era incluso capaz de parar a un extraño por la calle y pedirle entre risas que le devolviera su pluma o su bolígrafo. El extraño indefectiblemente le echaba la culpa a su mala cabeza y se lo entregaba, no sin excusarse por lo que Gutiérrez había hecho pasar por un despiste.
Los rumores apuntan a que Gutiérrez se quedó con el bolígrafo del comisario Soria tras firmar su declaración.


 
Menéame Envía esta historia a del.icio.us
enlace directo