miércoles, 9. marzo 2005
Jaime, 9 de marzo de 2005 12:02:55 CET

Polvo eres y en estrella te convertirás


Se necesita muerto fotogénico para programa de televisión. Lo cual es un consuelo para todos aquellos que no sufren una vida lo suficientemente ridícula y sórdida como para aparecer en un espacio de testimonios o en Gran Hermano.
Lo explica Mike Ibáñez en La Vanguardia: el Channel 4 británico busca un futuro cadáver para retransmitir en directo su putrefacción. El canal de televisión, que ya retransmitió una autopsia, presenta el asunto como un "paso urgentemente requerido por la investigación médico forense" del Reino Unido.
Hombre, no conozco a ningún forense, y menos a un forense inglés, pero no sé yo si están todos tan necesitados de este programa. Vamos, yo no he oído hablar de manifestaciones frente a la BBC pidiendo a gritos y consignas que salgan muertos por la tele.
Claro que de alguien que se hace forense se puede esperar cualquier cosa. Como de un dentista o de un abogado. En fin, que no son pocas las personas que nos dan motivos para dudar de su salud mental, por mucho que esto sea de mala educación. Pero, claro, siempre es de peor educación ir metiendo la mano en bocas ajenas.
En todo caso, lo cierto es que el programa es puro entretenimiento: enlaza con nuestra nada reciente afición al exhibicionismo y a los espectáculos sangrientos. Aunque sí que es verdad que por entretenimiento se suele entender algo más movido que la descomposición de un cadáver comentada por doctores en medicina.
Además, el programa no sólo es chocante y morboso, sino que tiene la coartada de lo educativo. Y de hecho no es mala idea echarle un vistazo a lo que le va a pasar a uno con independencia o no de la existencia de Dios.
También imagino que alguno temerá que esto vaya más lejos. Es decir, si ya sacamos por la tele a un muerto, ¿por qué no sacar a alguien que se está muriendo? Snuff en abierto. Pero consentido, nada de ejecuciones ni asesinatos. Grabar las últimas palabras del moribundo, repetir el último estertor, comentar las causas de la muerte. Y Juan García ya se nos fue, ha sido un buen fallecimiento, ¿no crees, Matías? Hombre, yo le doy un siete: le he visto poco decidido, esperaba algo más; al fin y al cabo aún era joven. Sí que lo era; y ya lo saben queridos telespectadores, si tienen una enfermedad incurable, están ya algo mayorcitos o simplemente no pueden dejar de fumar, pónganse en contacto con nosotros y llegaremos a un acuerdo.
Lo que hacen algunos por salir en la tele. Incluso morirse, ya ves.


 
Menéame Envía esta historia a del.icio.us
enlace directo