martes, 8. febrero 2005
Jaime, 8 de febrero de 2005 12:38:33 CET

Sentencias (de muerte)


Pongo a disposición de mis lectores un nuevo servicio. Se trata de una lista de aforismos que no significan nada y que permiten impresionar a los amigos y a las citas de buen ver sin correr el riesgo de que a uno le lleven la contraria. Son absolutamente inofensivas: nadie podrá enfadarse con quien las diga por el hecho de que su opinión le resulte molesta.
Eso sí, como estas máximas no quieren decir nada en absoluto, para triunfar con ellas es necesario declamarlas con suavidad, levantando ligeramente una de las cejas y, quizás, sonriendo con picardía. El dedo índice de la mano izquierda ha de estar moderadamente alzado, sin llegar a la rigidez. Cuando no hay nada que decir, la pose es esencial.
Por supuesto, también hay que tener la suficiente agilidad como para cambiar de tema justo después de que los interlocutores hayan quedado impresionados con el ingenio de uno y justo antes de que se den cuenta de que no hay tal ingenio. O sea, que no les dé tiempo a pensar e incluso que al final de la tarde comenten: "¿Cómo era aquello tan rebonito que dijo?", pero que no lleguen a acordarse, no sea que se den cuenta de que decir, lo que se dice decir, no se dijo nada.
Aquí va la primera remesa:
-Todo el mundo es igual, hasta que te fijas y te das cuenta de que todo el mundo es diferente.
-El problema de la izquierda no son los ideales, sino las ideas. Y el problema de la derecha no son las ideas, sino los ideales.
-La muerte es como el final de una película que es comedia y tragedia a la vez.
-La literatura es el planeta en el que viven los libros.
-Para vivir la vida, hay que dejar transcurrir los años.
-El dinero sirve para comprar (recomendamos una pausa) lo que se puede comprar.
-Hay cosas que no compensan.
-Internet está llena de páginas, pero no es un libro.
-Los libros están llenos de páginas, pero no son internet.
-La música es el himno del alma.
-El alma es la música del concierto de nuestras vidas.
-Un buen plato es como un buen cuadro. (O un buen cuadro es como un buen plato.)
-Si las mujeres pueden ser madres es porque llevan vida dentro de ellas durante nueve meses.
-Los periódicos sólo traen fotos, noticias y artículos de opinión.
Si se prefiere, uno puede atribuir la autoría de estas citas a alguien con renombre en esto de los aforismos, cosa que puede ayudar a crear una mayor credibilidad y sensación de profundidad e inteligencia.
En este caso, se recomienda citar a los intelectuales y escritores que han dicho tantas cosas que resultaría casi imposible comprobar la veracidad de tal atribución. Los nombres más indicados son los de Oscar Wilde, George Bernard Shaw, Hermann Hesse, G. K. Chesterton, Groucho Marx, Lichtenberg, Albert Einstein, Winston Churchill, Miguel de Unamuno y Pedrito Ruiz.


 
Menéame Envía esta historia a del.icio.us
enlace directo