lunes, 25. noviembre 2002
Jaime, 25 de noviembre de 2002 0:23:35 CET

Bond y los pájaros


Ian Fleming bautizó al agente 007 robándole el nombre a un ornitólogo, autor de un libro sobre aves caribeñas. Este pobre hombre tuvo que soportar miradas incrédulas y respuestas socarronas cada vez que aseguraba que su nombre era Bond, James Bond.
En Muere otro día, Pierce Brosnan se hace con unos prismáticos y un libro sobre pájaros. Cuando Halle Berry sale de las aguas de una playa cubana al más puro estilo Ursula Andress y entabla conversación con el espía británico, éste le explica que es ornitólogo, y muestra los anteojos y el manual a modo de prueba.
Es decir, que gracias a unos de los muchos guiños para seguidores repartidos por toda la película, James Bond simula ser lo que en realidad es.
La primera La última, hasta ahora

 
Menéame Envía esta historia a del.icio.us
enlace directo