miércoles, 20. noviembre 2002
Jaime, 20 de noviembre de 2002 9:13:37 CET

El mago


Javi deja la taza de café y me muestra las palmas de sus manos.
-Lo que oyes -me dice-, soy un mago. O un hechicero, no sé cuál es el termino más adecuado.
-¿Idiota, quizás?
-Que no, de verdad. Hoy le he dado a dos interruptores, para encender la luz. Y las dos veces se han fundido las bombillas de las lámparas.
Le hablo de casualidades. De que no tiene nada de raro que se fundan bombillas. De que parece mentira que esté hablando en serio. De que baje la voz, que el resto de clientes del bar nos mira.
-No, no lo entiendes -insiste-. Esta mañana me he despertado con un cosquilleo especial en los dedos. Llevo todo el día notándolo. Estoy cargado mágicamente de electricidad. El jersey de lana se me ha pegado al pelo.
-¿Y eso qué tiene de raro?
-¡Pero es que ha sido con más fuerza de la normal! Casi me asfixia.
-Javi, por favor...
-Esta tarde, cuando ya oscurecía, he encendido la luz de mi cuarto y ¡paf!, ha petado. Y luego en el baño lo mismo. Tengo que aprender a controlar mi poder: mear a oscuras es complicado.
-Te estás quedando conmigo, ¿verdad?
Javi se calla. Me mira casi enfadado. De repente, noto un brillo en sus ojos; su boca medio sonríe en ademán de desafío.
-Mira, allí -dice, señalando lo que parece el interruptor de las luces del bar, junto a la barra.
-No, ni se te ocurra...
Pero no hay modo de frenarle. Sale disparado hacia el botón blanco. Los camareros le miran extrañados, pero, claro, quién iba a pensar que quería hacer algo así.
Apretó el interruptor con dos dedos.
Todo quedó a oscuras.
-¡Ja! Y ahora ¿qué? ¿Lo ves, Jaime? ¿Lo veis, todos vosotros?
-Javi -le digo, sin apenas alzar la voz.
-¿Qué...?
-Vuelve a encender la luz, por favor.
Se oye un clic y todos nos volvemos a ver las caras. Javi ni siquiera está ruborizado. Sólo muestra un falso y exagerado orgullo. Y aprieta mucho los labios.
-Claro -dice al fin, dirigiéndose no sólo a mí, sino también a los camareros y al resto de clientes-, es que así no funciona.

 
Menéame Envía esta historia a del.icio.us
enlace directo