jueves, 12. julio 2007
Jaime, 12 de julio de 2007 12:28:16 CEST

Entrevista a José María Aznar


Después de varios trámites e instancias presentadas a diferentes entidades estadounidenses, logramos reunirnos con Joe Mary Ansar, presidente del gobierno español elegido por aclamación popular entre 1866 y 2004, actualmente dedicado a la filosofía y a la literatura, con éxito de crítica y público.
Joe nos recibe en el rancho de un amigo, mesándose la melena y ofreciéndonos un vaso de limonada. "Yo siempre le echo un chorrito de whisky --comenta-- y luego cojo el pickup y me voy a hacer trompos a un descampado".
Le preguntamos qué tal, cómo va todo, y nos contesta con una primicia impactante: "He descubierto que soy el hombre más inteligente del mundo. La verdad, ya lo sospechaba: mis amigos me lo decían constantemente. Pero ayer decidí comprobarlo y me compré un libro de tests de cociente intelectual. Fíjate, fíjate: mi CI es de trescientos doce. Por lo que he oído, Zapatero no llega ni a sesenta".
A pesar de que nos enseña una revista de sudokus a medio resolver y llena de tachones, ponemos cara de admirarle mucho y preguntamos por un tema que, en lo que se refiere a su figura histórica y a su importancia mundial, es el que más preocupa a los españoles y a parte de los americanos: ¿por qué coño no va al peluquero de una puta vez, que parece tonto con esas greñas? "Amigo Jaime --contesta--, ¿quién te ha dicho a ti que yo quiero que me corten el pelo? Yo creo en la libertad y en las posibilidades individuales de cada cual. Yo me corto mi pelo a mí mismo. Como demuestra la media oreja que guardo en esa cajita de ahí".
También le preguntamos por sus planes, y nos comenta que espera que se apruebe la enmienda a la constitución estadounidense para que los nacidos fuera del país se puedan presentar a la presidencia. "Creo que sería un buen presidente de los Yu Ese A. Me gustaría contar con Schwarzenegger o como se escriba como vicepresidente. Lo que no sé es si me presentaré por el partido republicano o por el demócrata. Es que siempre los confundo. Creo que los buenos son los republicanos, pero con ese nombre, no me fío".
Como es natural, el rumbo que está tomando España es un tema de conversación fundamental cuando uno está con Joe: "Desde aquí, mi querido amigo Jaime, desde los Llunaited Esteits of Amorica, no veo España, porque estoy muy lejos. Pero ¿ves esa columna de humo? Es Bagdad. Ésa ha sido mi contribución a la historia del mundo. Yo, con mis propias manos, ajusticié al Hitler del siglo 21". ¿Con sus propias manos? "Sí, mi querido amigo Jaime, yo estaba allí, en ese sótano, anudándole la cuerda al cuello. Comencé a apretar antes de que se abriera la trampilla". Y comienza a reír. "Hace poco, por cierto --continúa--, estuve cenando con mis amigos Yorsh y Touni. Tu nombre salió en la converseision. Al parecer, subiste unas little scissors a un avión hace unas weeks. Eres un dorti terrorist. Un bad spaniard. Un terrible setter inglés. Uno, dos, tres, cuatro. Probando, probando. Esta España mía, esta España nuestra. Si descubrimos vida en otros planetas, ¿serán también independentistas o se someterán a mis designios, como los españoles buenos?".
Le dejamos, caminando marcha atrás para no darle la espalda, y subimos al coche. Emprendemos rumbo a la columna de humo, que en realidad resulta ser el cartel que anuncia una gasolinera. Llenamos el depósito y seguimos adelante, llenos del espíritu patriótico que nos han infundido las palabras del presidente.


 
Menéame Envía esta historia a del.icio.us
enlace directo