martes, 29. agosto 2006
Jaime, 29 de agosto de 2006 8:46:05 CEST

Cómo acabar de una vez por todas con la sequía


Un anciano con mucho tiempo libre envió hará un par de semanas una carta al director de un diario barcelonés, proponiendo una inteligente solución a la pertinaz, siempre pertinaz, sequía. "Que llenen los pantanos con mangueras", escribió, para pasmo y satisfacción de las personas implicadas en esto del agua.
Así pues, las autoridades competentes comenzaron a arrojar mangueras a los casi vacíos pantanos, hasta que el pobre hombre aclaró su propuesta en una nueva y oportuna carta: "Que lleven camiones cisterna llenos de agua hasta los pantanos y que usen una manguera para pasar el agua de los camiones a dichos pantanos. No tiene sentido que en las ciudades uno abra un grifo y tenga agua, y que nadie pueda llenar esos agujeros del campo al no haber tuberías en las zonas más rurales y apartadas. Que estamos en el siglo 21, maldita sea, no podemos estar pendientes de la lluvia como los trogloditas y la gente sin conversación. Hay que llevar la civilización allí donde sea necesaria".
En rueda de prensa, el ingeniero jefe responsable del pantano cercano a Viscalesmates frunció el ceño, levantó el dedo índice y dijo: "Eh, un momento, creo que falla algo en esa idea... Pero no sé exactamente qué es... Bah, qué más da, no creo que sea importante". Acto seguido, anunció que se habían contratado varias decenas de camiones cisterna y que se esperaba llenar el pantano "en unos diez días. Más, en caso de que se olviden de llenar los camiones antes de salir para aquí; si ocurriera tal cosa, los camiones vacíos tendrán que hacer como mínimo un viaje adicional, cosa que implicaría un retraso en el proyecto".


 
Menéame Envía esta historia a del.icio.us
enlace directo