jueves, 27. mayo 2004
Jaime, 27 de mayo de 2004 9:58:32 CEST

Aunque sea ceniza


Del mismo modo que algunos sólo hablan bien de la gente cuando se muere, ahora comenzaremos a leer elogios de la colección Saatchi de arte contemporáneo. Porque se han perdido un centenar de estas obras en un incendio.
De todas formas, me temo que serán más quienes se alegren de que al final haya desaparecido toda esa porquería, que -dicen- no era arte ni era nada. Alguno incluso propondrá que hay que hacer lo mismo con lo que se ha salvado de la colección, que además y por suerte es la mayor parte.
Al respecto de esta pérdida, vale la pena leer lo que escribe Jonathan Jones en The Guardian, quien a pesar de criticar a los que opinan que no se ha quemado más que basura, no deja de resaltar la ironía de que haya ardido un arte que en muchas ocasiones estaba pensado para no durar.
Jones también recuerda que se han quemado creaciones de los hermanos Chapman, probablemente los mejores de su generación. De hecho, parece que se ha perdido Infierno, una de las obras en las que los Chapman resaltan los aspectos más absurdos y crueles de la guerra. La instalación consiste en un campo de batalla en el que soldaditos de plomo con uniforme nazi cometen atrocidades los unos con los otros.
Hay dos frases respecto a estas obras que creo que merece la pena recordar. Una es del artículo ya citado de Jones: "I can't prove it was great. But anyone who says it doesn't matter that it was destroyed has no claim to say they care about any art. It is exactly the same as someone gloating if Picasso's Les Demoiselles d'Avignon had been burned 90 years ago". La otra es del propio Dinos Chapman: "No pasa nada, al fin y al cabo es sólo arte".
Obviamente, no creo que Jones y Chapman se estén contradiciendo.


 
Menéame Envía esta historia a del.icio.us
enlace directo