viernes, 7. mayo 2004
Jaime, 7 de mayo de 2004 16:56:22 CEST

A favor del Fórum


Acabo de convertirme al forumismo. Hasta ayer me comportaba como el típico snob que arruga la nariz ante palabras como sostenibilidad, diversidad y participación, pero dos campañitas me han hecho cambiar de idea.
Primero la de Vilaweb quejándose de los pocos espectáculos en catalán que hay programados. Hombre, serían pocos si se tratara del Grec nuestro de todos los años o del Fórum de las Culturas Catalanas. Pero si lo que se quiere es hacer una especie de cirquito universal no tendría sentido que el noventa por ciento de los espectáculos fueran catalano-culturales (o catalano-circenses).
La otra campaña es la de esta página web en la que se viene a decir que el Fórum de las Culturas es un asco porque participa El Corte Inglés, entre otras "mega empresas y millonarios". La Coca-Cola es la encarnación del mal, como ya sabemos. Quien la bebe encuentra inmediatamente trabajo en un banco negando préstamos, o en la unidad de antidisturbios de la policía.
También se aduce como argumento incontestable que hay gente que se ha negado a participar. Entre estos está un gran tipo como Günter Grass, pero también otro como José Bové. Si Bové no quiere venir igual es porque al final va a merecer la pena y todo. Recordemos que la contribución de Bové a la civilización occidental fue cargarse un McDonald's con un tractor. Y es que la comida rápida es la causa principal de todos los males de la agricultura europea, en especial el local que destrozó el francés.
El texto añade que no hay casi nadie convencido con que esto del Fórum sea una buena idea, cosa que es cierta y es seguramente la razón de más peso para convertirme en un entusiasta. Y es que si quiero seguir siendo un snob tengo que acercarme a la minoría optimista y dejar de lado a la mayoría escéptica. Ahora sólo me queda encontrar algún motivo secundario que me reafirme en mi postura, quizás buscar algo positivo en los etéreos contenidos o en la criticada reforma urbanística de la zona del Besós. Y más teniendo en cuenta que todo este follón era sólo un pretexto para recaudar fondos que sufragaran dicha reforma.
Al menos, parece que comenzará bien: sin himnos ni banderas. Pero con rey.

P.D.: Aunque el texto estaba escrito antes de leer a Carles, he de decir que este texto, y en especial la tercera idea que da al final, ha supuesto un empujoncito definitivo. Si hay querellas, le hablaré de su blog al juez.


 
Menéame Envía esta historia a del.icio.us
enlace directo   
 
Jaime, 7 de mayo de 2004 9:42:58 CEST

Anecdótico


Hay que abolir las categorías. Lo importante son los ejemplos, las anécdotas, las excepciones y, sobre todo, los detalles. Lo esencial es lo contingente.
Esa manía de generalizar, de no poder tratar los casos individuales como lo que son, casos individuales, tiene pinta de ser otra más de nuestras limitaciones. Recurrimos a las categorías por incapacidad.
Sin ir más lejos, lo que acabo de escribir es tan categórico que no hay quien lo entienda sin un buen ejemplo y alguna que otra excepción.


 
Menéame Envía esta historia a del.icio.us
enlace directo