viernes, 8. junio 2007
Jaime, 8 de junio de 2007 9:57:33 CEST

Tinky Winky es un terrorista de al-Qaeda


Tinky Winky se encuentra huido de la justicia después de que la policía intentara arrestarle por pertenencia a la red terrorista al-Qaeda. Los servicios secretos de varios países poseían información confidencial de este criminal hacía ya meses, y ayer contaron con las pruebas suficientes como para registrar su casa e intentar detenerle. Por desgracia, cuando la policía británica llegó a su domicilio en las afueras de Londres, Tinky Winky había huido.
Esta operación es el resultado de una investigación que se abrió gracias a las denuncias de unos hábiles, astutos y valientes políticos estadounidenses y polacos, que sospecharon del bolso y las maneras de la ex estrella de la televisión, demostrando una sagacidad digna del más perspicaz de los paranoicos esquizoides.
En casa del peluche, la policía encontró documentación sobre al-Qaeda, incluida una lista de posibles objetivos entre los que estarían el London Eye, los estudios de la BBC y la casa de una señora que al parecer le caía mal. En sus notas se explica algo que aún no está muy claro acerca del hijo adolescente de la mujer en cuestión. El chaval le pinchó las ruedas de la moto o algo parecido.
La policía también encontró propaganda comunista, incluida una camiseta del Che, un paquete de comida preparado para ser enviado a De Juana Chaos, armas automáticas, cuarenta kilos de explosivos, muestras de ántrax, jeringuillas usadas y los cadáveres de seis prostitutas descuartizadas y enterradas en el jardín.
Se cree que este terrorista podría no haber salido aún de Europa, por lo que se recomienda a los ciudadanos que desconfíen de los peluches lila de dos metros que lleven bolso, y que llamen de inmediato a la policía en caso de ver a alguno.
Obviamente, esta medida no va en contra de todos los peluches. No hay que olvidar que muñecos como Espinete, Coco y la rana Gustavo son ciudadanos honrados cuya lealtad al sistema democrático capitalista no tiene por qué ser puesta en duda, a pesar de la implicación de Coco en la redacción de ciertos panfletos anarquistas que ahora no vienen al caso.
Al menos y por suerte para todos los niños polacos, parece que Tinky Winky es heterosexual, con lo que miles de familias pueden respirar aliviadas: sus pequeñuelos no habrán sido víctimas de ningún abuso psicológico por el hecho de haber visto a un homosexual en la tele.


 
Menéame Envía esta historia a del.icio.us
enlace directo