viernes, 10. octubre 2003
Jaime, 10 de octubre de 2003 13:49:12 CEST

Maragalleitor


Pues a mí lo de Schwarzenegger no me parece tan mal. Al menos, me cae mejor que Reagan. Incluso me atrevo a decir que Arnold es mejor actor que el ex presidente. Lo cual no es mucho decir, claro. Además, como se dedicará a gobernar California, nos libraremos de nuevas películas, que no es poca cosa.
Por otro lado, en Cataluña tenemos candidatos parecidos al ex gobernador Gray Davis y al ex actor austriaco. Artur Mas sería como el demócrata: gris (Gray), con pinta de seriote, de trabajador; el clásico que en el colegio quería ser delegado de clase. Pasqual Maragall se parecería más Schwarzenegger, por su evidente e innata condición de estrella, no de cine, pero sí acostumbrado a montarse películas, como el Fòrum este de les Cultures. Aunque serían más bien cintas de Greenaway, por aquello de que nadie las entiende.
Obviamente, hay diferencias entre los californianos y los catalanes. Por ejemplo, parece que Schwarzenegger no tiene un programa muy definido; en cambio, Maragall lo improvisa en las ruedas de prensa, para espanto de asesores y correligionarios. Otra diferencia entre el austriaco y el barcelonés: uno es un político profesional y el otro es Maragall.
Sin duda, me resultaría más divertido que ganara el socialista a que lo hiciera el líder de CiU, del mismo modo que es mucho más entretenido abrir las páginas del diario y encontrarse al Chuache en la sección de política que a Bush, que ya da cierta penita, pobre, míralo, que se parece a Gerald Ford, que no puede mascar chicle y caminar al mismo tiempo porque la neurona se le colapsa.
Por supuesto, no quiero decir que haya que votar a los políticos según lo mucho que entretengan. Simplemente apunto que, en caso de que gane Maragall, a los catalanes (igual que a los californianos) siempre nos quedará el consuelo de saber que al menos nos lo pasaremos bien.
En fin, que hay que tomárselo con humor. Qué remedio.


 
Menéame Envía esta historia a del.icio.us
enlace directo