viernes, 4. julio 2003
Jaime, 4 de julio de 2003 11:20:01 CEST

Un poco de ayuda


El 26 de noviembre de 1991, una niña, M., salió corriendo de un vagón de metro justo antes de que las puertas se cerraran. Según los testigos, la niña había estado llorando, mientras que el hombre, que todos supusieron que era su padre, la intentaba calmar y le decía que iban a ver a su madre.
También según los testigos, una mujer de mediana edad accionó el freno de seguridad justo después de que la niña saliera, con lo que las puertas del vagón se abrieron y el hombre pudo alcanzarla. Al parecer, el hombre la abrazó y siguió tranquilizándola.
Seis días más tarde, se encontró el cadáver de M. La policía no pudo localizar a la mujer que accionó el freno, pero se descartó su participación voluntaria en los hechos.


 
Menéame Envía esta historia a del.icio.us
enlace directo