miércoles, 7. agosto 2002
Jaime, 7 de agosto de 2002 15:44:50 CEST

Excepciones


Cuando le llevamos la contraria a alguien, aunque sólo sea por deporte, y aducimos ejemplos que niegan las tesis de nuestro interlocutor, no es extraño que éste trate de defenderse asegurando que "la excepción confirma la regla".
Es francamente absurdo que algo que puede demostrar la falsedad de un juicio general se convierta, por culpa de un cliché, justo en lo contrario, en una prueba. Por suerte, esta frase hecha no es más que una mala traducción. Lo explica Ambrose Bierce en El diccionario del diablo (en la entrada Excepción, claro): "En latín, exceptio probat regulam significa que la excepción examina la regla, que la pone a prueba, no que la confirma. El malhechor que vació de significado a ese excelente proverbio, sustituyéndolo por uno contrario de su propia creación, hizo gala de un poder nefasto que parece inmortal."
Así pues, las excepciones no confirman nada. Hacen algo bastante mejor: nos obligan a pensar en lo que tomamos como cierto, a replantearnos criterios y juicios. Las excepciones, pues, no son obviables. Son piezas del puzzle que hay que saber encajar. Aun a riesgo de tener que comenzar de nuevo.

 
Menéame Envía esta historia a del.icio.us
enlace directo   
 
Jaime, 7 de agosto de 2002 11:10:05 CEST

Preferiría no hacerlo


Click


 
Menéame Envía esta historia a del.icio.us
enlace directo