Jaime, 1 de junio de 2007 11:06:04 CEST

Yo marco mis límites


Un tipo se ha pasado once días sin dormir para demostrar que la falta de sueño no perjudica las facultades mentales. Obviamente, el mero hecho de querer demostrar algo así ya demuestra que muy bien de la cabeza no está, por lo que los datos que se puedan sacar de este experimento no son concluyentes.
A mí lo que me interesa de todo esto es el tema de la superación personal. Me encanta superarme a mí mismo. Y a mí, más. Más incluso que a mí. Juego al ajedrez solo con el ánimo de ganarme de forma cada vez más humillante. Por tanto, no creo que le extrañe a nadie que haya decidido superar el récord de ese atontado: voy a pasarme al menos 280 horas sin dormir. Y pienso escribir durante todas esas horas para que quede constancia de mi hazaña.
Gracias, gracias, gracias.
De momento, llevo cuatro horAÇ^F¨JEMf. Perdón, se me ha caído la cabeza sobre el teclado. No porque me haya quedado dormido, ni mucho menos. Ha sido un tirón muscular. Ja, ja, aguanto el sueño sin problemas, gracias al café, y con todas mis funciones cerebrales incatcas. Inatacas. Intanacas. Itnacas. Intactas. Coño, ya.
No tengo alucinaciones de ningún tipo, ya que ese cerdo que corretea por la habitación es de verdad. Y es que sólo pienso comer alimentos crudos. Se ve que eso ayuda a mantenerse despierto. Supongo que por la actividad física derivada de intentar comerse un cerdo vivo. ¿Dónde está mi café? ¿Dónde? ¡Cabrones! ¡Me habéis robado el café! ¡Queréis que fracas...! Ah, no, está aquí.
Qué susto.
Bien, se cumplen cuatro horas y seis minutos sin dormir. ¿Qué pasa? ¿Quién me grita? ¿Qué...? Ah, era la tele. Cielos, creo que estoy perdiendo la cabeza. Y eso que la dejé aquí mismo, ja, ja, ja. Tomaré anfetaminas. Le quitan el sueño a cualquijwofalgjjkjb. No sé qué me ha pasado. Me he desplomado sobre el teclado. Igual tengo algún problema neurológico. O del cerebro. O de la cabeza. No de la cabeza en sí, con los ojos y el pelo y la boca, sino de ese órgano gris y arrugado que está dentro del cráneo. ¿Cómo se llama? Se me ha olvidado. Eso que sirve para pensar. Ah, sí, oreja,p`dñonjjoooo.
¡Ah! ¡Ah! ¡No me he dormido! ¡Estoy bien! ¡Ah! ¡Ah! No hace falta dormir para estar sano. Ese cerdo duerme y huele mal, por lo que queda demostrado que dormir provoca olor corporal. ¡Ah! ¡Ah! ¡Me quiere matar! ¡El cerdo me quiere matar! No, no me quiere matar, sólo está comiéndose una planta. ¡La planta sí que quiere matarme! ¡Ah! ¡Ah! FPEjñefpjpejjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjj jjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjj jjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjj+
¿Qué ha pasado? ¿Dónde estoy? ¡No me he quedado dormido! Llevo aguantando cuatro horas y... Desde aquí no veo la aguja de los minutos. Me la clavaré. El dolor me mantendrá alerta. ¡Ah! ¡Ah! El cerdo me está apuñalando. Ah, no, que soy yo. Más café, necesito más café. Y anfetaminas. ¿Dónde está la cocaína? Mierda, no debería haber invitado a cenar a Kate Moss. Ni a Paquirrín. Ni a ese imitador de Maradona. Ni a los presentadores de Dolce Vita. Ni a los invitados de Dolce Vita. Ni a esa asociación de cocainómanos. Necesito estimulantes. Aiojsgrghhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh hhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh hhhhh hhhhhhhhhhhhhhhhh ¡Ah! ¡Ah! ¡Estimulantes! ¡Estimulantes! ¡Estimulantes! ¡No puedo quedarme dormido ahora! ¡Estoy tan cerca de conseguirlo! Esto servirá. No, sólo es una puerta. A ver... Aspirinas... No... Un bolígrafo... Si me lo clavo... ¡Ah! ¡Ah! ¡El cerdo quiere matarme otra vez! Ja, ja, qué tonto, no es el cerdo, es la planta. A ver... Hmm... Valeriana... Producto natural... Será como la cafeína... A ver qué talllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllfewfeppppppppppppppppppppppp pppppppppppppppppppppppppppppp ppppppppppppppppppppppppppppppp ppppppppppppppppppppppppppppp pppppppppppppppppppppppppppppp ppppppppppppppppppppppppppppppp pppppppppppppppppppppppppppppppp pppppppppppppppppppppppppppp ppppppppppppppppppppppppppppp pppppppppppppppppppppppppppppp ppppppppppppppppppp

Actualización: A pesar de las apariencias no me quedé dormido. Caí inconsciente, probablemente por algún tipo de reacción alérgica a la valeriana. Estuve sin sentido durante 342 horas y doce minutos. Si a eso le sumamos las cuatro horas y diecisiete minutos que llevaba despierto, pasé 346 horas y veintinueve minutos sin dormir, con lo que he conseguido, sí, no os cortéis, podéis aplaudir, UN NUEVO RÉCORD MUNDIAL. Gracias, gracias, gracias. Sí, me encuentro de maravilla. Algo cansado, por supuesto. Pero estoy en plena forma. Y ahora, si no os importa, voy a acostarme un rato, para intentar recuperar el sueño perdido.


 
Menéame Envía esta historia a del.icio.us
comenta     

Que hoy es viernes, coño

Macho, cómo se te ha ocurrido poner semejante testimonio hoy, que la mayoría de seres humanos (e incluso de seres pensantes) andamos ya arrastrando las criadillas del cansancio... ¿Es que no tienes respeto por el proletario, maldito capitalista?


 
1/06/07 12:02, Jaime dijo:

Lo siento, después de pasar más de dos semanas sin dormir, he perdido la noción del tiempo.

No volverá a pasar.


  
on 1/06/07 12:37, peter parker dijo:

La prensa te aclama

La reseña que aparece en la página 11 del suplemento Tendències de El mundo de Catalunya intentará despertar al durmiente o dormido...


 
1/06/07 13:21, Jaime dijo:

Sí, gracias, Sex Luthor se chiva en el texto de abajo.

De todas formas, la reseña de El Mundo es humillante: me llaman TREINTAÑERO. Me queda más de un mes para ser eso tan horrible.


  
on 1/06/07 13:36, leanan dijo:

!!

o sea.. que los posts de los ultimos días.. los has escrito en estado inconsciente?

ya notaba yo alguna cosa..


 
1/06/07 16:58, bugman66 dijo:

Jaime, usted siempre me inspira con su ejemplo. Ahora mismo me voy a dormir. En el trabajo. Total estos aviones modernos se pilotean solos.


 
1/06/07 17:08, Jaime dijo:

Diga usted que sí. Además, son segurísimos. Cada pasajero tiene un chaleco salvavidas debajo de su asiento. Repito: SALVA-VIDAS. Cuántos enfermos terminales querrían uno (repito: SALVA-VIDAS).


  
on 1/06/07 17:10, nesquick dijo:

¡clap, clap, clap, clap!

¡Formidable! como en los viejos tiempos, necesitas dormir menos cada vez más...


 
1/06/07 17:15, Jaime dijo:

Estoy en ello. También he descubierto que si me corto las piernas (del todo, con un hacha) y hasta que me desmayo, escribo de maravilla.

Esto es lo que apunté la última vez: "Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía habría de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo".

Espero poder seguir con esta historia una vez me operen, me reimplanten las piernas y encuentre el hacha (me la han escondido, no sé por qué).


  
on 1/06/07 23:21, remo dijo:

¡Genial!

Auténticas carcajadas, Jaime. Fantástico. Gracias por estas lágrimas (de risa).


  
on 2/06/07 11:52, vidadeniki dijo:

¡Dios! llevo 346 horas y 30 minutos riéndome... ¿Habré batido algún record?


  
on 3/06/07 0:37, nudo dijo:

Que maravillosas ideas me ha dado usted!!!
Si se trata de batir records, he decidido quebrar unos varios, partiendo por Batir Huevos. Por lo pronto ya he quebrado si no el record, al menos el huevo.
No se ria usted, no sabe lo dificil que resulta batir mientras se teclea....


  
on 13/07/07 5:09, cosasquejoden dijo:

pues prueba...

...a tirarle los peones a al rey y a tirarle el alfil a la frente del oponente. luego le echas la culpa al café. Y si fracasas, al menos tendrás algo que contar.