Jaime, 17 de febrero de 2013 17:56:45 CET
Daltonia
Nuestro viaje más divertido fue el que hicimos a Daltonia. Aún recuerdo lo que nos sorprendió la gran cantidad de peliverdes que había y qué bonitos eran aquellos jardines con el césped color remolacha. Allí te dio un ataque de risa porque yo llevaba una camiseta verde y con ese césped de fondo parecía que mi cabeza flotara.

También recuerdo aquella botella del vino verde local, que bebimos en ese restaurante que sólo servía carne roja y que insistía en que era vegetariano. Y qué raro el postre, ese helado de fresa que sabía a sorbete de melón.

Volvimos al hotel dando un paseo mientras anochecía y el cielo se teñía de color esmeralda. Pasamos además por un pequeño estanque, en medio de una plaza, en el que había conejos que, según cómo los miraras, parecían patos. Como llegamos además en campaña electoral, por la noche pudimos ver en la tele un confuso debate entre ecologistas y comunistas, que a mí me dio dolor de cabeza.

Y qué decir de la visita al museo de Daltonia, con cuadros como La batalla de Daltonia y el realismo de esas heridas verdes y brillantes. La batalla de Daltonia es un episodio muy importante para el país. Tuvo lugar en 1752, cuando durante unos ejercicios de caballería, el general Dalton avistó un regimiento con la bandera enemiga, verde y roja.

Después de movilizar a todas las tropas y tras seis días de sangrientos combates con muchos e inexplicables cambios de alianzas, el lugarteniente de Dalton se dio cuenta de que en realidad aquel otro ejército no llevaba una bandera verde y roja, sino roja y verde, la bandera nacional daltona, y que por tanto habían iniciado una batalla contra el regimiento de otro cuartel.

Desde entonces y para evitar confusiones, la bandera daltona es la única que lleva escrito el nombre del país.

La única pega: cruzar la calle era un peligro. Leí en la guía que durante una época cambiaron el verde (o el rojo) por el azul, por lo que los semáforos pasaron a ser verdes (o rojos), ámbar y azules. Pero la gente no sabía que hacer cuando el semáforo se ponía en azul y seguía sin saber si el verde era verde o en cambio rojo. Los accidentes se incrementaron en un 17% hasta que se cambiaron de nuevo los semáforos y se usó una luz blanca, una ámbar y una azul.

Los daltones, completamente confundidos, decidieron dejar de hacer caso a las luces y conducir como los italianos: al azar.

Además, casi nadie usa el metro porque sólo hay dos líneas: la 1 que es roja (o verde) y la 2, que es verde (o roja).

Fue un viaje muy bonito, eso sí. Aún tengo sobre el escritorio el souvenir que me compré: un pisapapeles en el que pone I (corazón) Daltonia. Por algún motivo, el corazón es amarillo.
 
Menéame Envía esta historia a del.icio.us
comenta     
on 20/02/13 13:04, eloise dijo:
daltonia, un lugar especial
jajajaja, mira que lo he leido varias veces y aún no tengo claro lo que he entendido con lo del semáforo, yo creo que lo mejor en Daltonia es cerrar los ojos, contar hasta 3 y cruzar rápidamente a ver si hay suerte :D
 
20/02/13 19:04, Jaime dijo:
Va a ser lo mejor, sí :D
 
26/02/13 16:35, qwerqwer dijo:
Por lo visto debeis creer que en daltonia somos gilipollas. Nosotros cruzamos cuando se ilumina la luz de abajo en el semaforo y paramos cuando lo hace la de arriba. De nada
 
10/03/13 2:22, sopadefabes dijo:
A la gente le gusta mucho de ser racista con la gente de Daltonia. Eso es porque somos pelirrojos (o peliverdes).
 
8/01/14 16:07, fernandito dijo:
peliverdes
Un poquito de respeto para los peliverdes que somos una raza en extinción!! De hecho los pocos que quedan se tintan!