Jaime, 17 de febrero de 2013 17:56:45 CET
Daltonia
Nuestro viaje más divertido fue el que hicimos a Daltonia. Aún recuerdo lo que nos sorprendió la gran cantidad de peliverdes que había y qué bonitos eran aquellos jardines con el césped color remolacha. Allí te dio un ataque de risa porque yo llevaba una camiseta verde y con ese césped de fondo parecía que mi cabeza flotara.

También recuerdo aquella botella del vino verde local, que bebimos en ese restaurante que sólo servía carne roja y que insistía en que era vegetariano. Y qué raro el postre, ese helado de fresa que sabía a sorbete de melón.

Volvimos al hotel dando un paseo mientras anochecía y el cielo se teñía de color esmeralda. Pasamos además por un pequeño estanque, en medio de una plaza, en el que había conejos que, según cómo los miraras, parecían patos. Como llegamos además en campaña electoral, por la noche pudimos ver en la tele un confuso debate entre ecologistas y comunistas, que a mí me dio dolor de cabeza.

Y qué decir de la visita al museo de Daltonia, con cuadros como La batalla de Daltonia y el realismo de esas heridas verdes y brillantes. La batalla de Daltonia es un episodio muy importante para el país. Tuvo lugar en 1752, cuando durante unos ejercicios de caballería, el general Dalton avistó un regimiento con la bandera enemiga, verde y roja.

Después de movilizar a todas las tropas y tras seis días de sangrientos combates con muchos e inexplicables cambios de alianzas, el lugarteniente de Dalton se dio cuenta de que en realidad aquel otro ejército no llevaba una bandera verde y roja, sino roja y verde, la bandera nacional daltona, y que por tanto habían iniciado una batalla contra el regimiento de otro cuartel.

Desde entonces y para evitar confusiones, la bandera daltona es la única que lleva escrito el nombre del país.

La única pega: cruzar la calle era un peligro. Leí en la guía que durante una época cambiaron el verde (o el rojo) por el azul, por lo que los semáforos pasaron a ser verdes (o rojos), ámbar y azules. Pero la gente no sabía que hacer cuando el semáforo se ponía en azul y seguía sin saber si el verde era verde o en cambio rojo. Los accidentes se incrementaron en un 17% hasta que se cambiaron de nuevo los semáforos y se usó una luz blanca, una ámbar y una azul.

Los daltones, completamente confundidos, decidieron dejar de hacer caso a las luces y conducir como los italianos: al azar.

Además, casi nadie usa el metro porque sólo hay dos líneas: la 1 que es roja (o verde) y la 2, que es verde (o roja).

Fue un viaje muy bonito, eso sí. Aún tengo sobre el escritorio el souvenir que me compré: un pisapapeles en el que pone I (corazón) Daltonia. Por algún motivo, el corazón es amarillo.
 
Menéame Envía esta historia a del.icio.us
enlace directo (5 comments)  ... comenta  
 
Jaime, 22 de enero de 2013 17:30:34 CET
¡Se me amontona la faena!
Pues sí, he tenido mucho lío estas semanas y no he podido actualizar el blog. He escrito unas siete páginas en el último mes y, claro, he acabado extenuado, con doce kilos menos y dos monos redactores muertos a palos en un ataque de ira del que no me siento orgulloso.

Quizás un poco.

He publicado cuatro artículos más en GQ (por cierto, me han cambiado el título en todos; no acierto con el tono):

- Instrucciones para enfundar un nórdico: "Cambiar la funda de un nórdico sin ayuda de dos o tres personas y una grúa es una tarea difícil. Todos creemos conocer algún sistema infalible que hemos visto en Youtube, pero al final acabamos sentados en el suelo, sudando, llorando de rabia, con ganas de olvidarlo todo y de dormir siempre en el sofá".

- Cómo ser todo un hombre: Establecer un primer contacto con una mujer no es nada complicado. Sólo hay que seguir dos pasos básicos: I. Establece contacto visual. Por ejemplo, estás en la barra pidiendo una cerveza y la miras. Fijamente. Mucho rato. Saca un péndulo del bolsillo. Di: "Mírame a los ojos... Tienes sueño...". Aclara a sus amigas que la hipnosis no es ilegal. Acláralo también en comisaría, en caso necesario. II. Si no te ha rociado con spray de pimienta, habla con ella. La primera frase es sin duda la más difícil. Lo mejor es ser natural y sincero, y por eso yo suelo gritar ÁMAME, POR FAVOR, NO QUIERO MORIR SOLO, y me pongo a sollozar abrazado a sus rodillas.

- Por qué prefieren que les regales una docena de rosas que un ramo de alcachofas: "Encima, regalar flores ni siquiera es fácil. Porque tienen su código, su significado, dependiendo no sólo de la flor (rosas, rododendros, lirios), sino del color (rojas, rosas, amarillas). ¿Cómo iba yo a saber que esa preciosa y enorme corona de azucenas, crisantemos y gladiolos con el mensaje “nunca te olvidaré” no era tan romántica como me pareció en un primer momento?"

- La conversación de ascensor perfecta: "Al ser introvertido, soy absolutamente incapaz de mantener lo que los anglosajones llaman "small talk" y que se podría traducir precisamente por "conversaciones de ascensor". No encuentro interés en cruzar cuatro palabras por quedar bien, por rellenar silencios supuestamente incómodos".

Y también he publicado otro en Diagonal (lo cual es moderadamente incómodo... JAJAJAJA...): Sueldos y privilegios. "Los sueldos son un lastre para el libre mercado. Si los eliminamos, los costes empresariales se verán reducidos y esto sin duda estimulará la creación de empleo. Es muy sencillo y quien no lo entienda, es que simplemente no sabe de matemáticas. Si ingreso 2.000 euros al mes y cada trabajador cobra 1.000 euros, sólo puedo contratar a dos trabajadores. En cambio, si los trabajadores cobran 0 euros, puedo contratar a infinitos empleados. Con lo que el problema del paro y del cierre de empresas se terminaría de inmediato".

Seguiremos informando.
 
Menéame Envía esta historia a del.icio.us
enlace directo (5 comments)  ... comenta  
 
Jaime, 28 de diciembre de 2012 11:09:37 CET
El problema de la bala
Pues sí, ya se puede comprar El problema de la bala, mi nueva novela. Está disponible en epub en la librería de Libro de Notas y en mobi en Amazon. Sólo se ha editado en formato digital porque soy un robot.

Este es el texto de la contraportada virtual (ojo, que no lo escribí yo):

A veces los pequeños actos inconscientes y hechos casi por juego pueden provocar las peores tragedias. Como sucede con el silencioso y algo apático protagonista de El problema de la bala, la nueva novela de Jaime Rubio, que nunca pensó que dispararse en la cabeza con la pistola de su padre podía desencadenar una espiral de acontecimientos que acabarían con sus huesos en descomposición en la cárcel y con una grave acusación de asesinato en primera persona. Mitad drama carcelario, mitad noir seco y duro, mitad historia de desamor, mitad instrucciones de una lavadora, El problema de la bala es un viaje hilarante y desquiciado por el laberinto judicial que recorre un hombre desde su suicidio hasta su condena final. Aunque a él no le importe demasiado.

Y esta es la portada virtual:

El problema de la bala
 
Menéame Envía esta historia a del.icio.us
enlace directo (3 comments)  ... comenta  
 
Jaime, 27 de diciembre de 2012 10:31:45 CET
OLA K ASE COLABORA EN GQ O K ASE
He comenzado a colaborar con la edición online de la revista GQ. Mi atractivo físico, mi elegancia, mi éxito con las mujeres y mi escaso contacto con la realidad no podían pasar desapercibidos. Al fin y al cabo, yo marco tendencia: cuando salgo a la calle la gente huye en dirección contraria, por ejemplo.

Creo que así fue como puse de moda eso de correr.

Total, que empecé con un artículo muy sesudo, explicando el origen de la expresión OLA K ASE:

"Últimamente me han echado de siete grupos de whatsapp, de dieciséis foros y de un par de cumbres políticas internacionales por comenzar mis discursos con tres palabras: OLA K ASE. Creo que no se ha comprendido bien el alcance de esta expresión, que no es sólo una broma que nació con la imagen de una llama."

Y he seguido con una serie de consejos para planchar bien una camisa:

"Vestir siempre impecable es una tarea complicada de la que pocos salimos airosos. Una de las condiciones indispensables es llevar las camisas planchadas a la perfección. Y no es fácil. De hecho, casi cada año hay intentos por poner de moda las camisas arrugadas, que yo me tomo si Amancio Ortega me abrazara muy fuerte y me susurrara al oído que todo va a salir bien. Pero nunca acaban de funcionar. ¿Por qué? Básicamente porque nada nos gusta más que ponernos una camisa bien planchada".

De momento, parece que iré escribiendo cada semana.

No sé, yo me divierto así y no hago daño a nadie, DEJADME EN PAZ, NO SOIS QUIÉN PARA JUZGARME.
 
Menéame Envía esta historia a del.icio.us
enlace directo (2 comments)  ... comenta  
 
Jaime, 25 de noviembre de 2012 17:58:51 CET
¿Cómo? ¿Una tercera novela? ¿Y la policía no hace nada?
Está a punto de estar a punto. Os dejo la portada del gran Óscar Villán. Saldrá en Libro de Notas y sólo en edición digital.

El problema de la bala

Hacedme rico y famoso.
 
Menéame Envía esta historia a del.icio.us
enlace directo (8 comments)  ... comenta