miércoles, 23. mayo 2007
Jaime, 23 de mayo de 2007 10:17:39 CEST
Pronunciación
Un amigo extranjero tiene un acento rarísimo. Sí, sí. Rarísimo. No, más raro aún. Por ejemplo, le cuesta mucho decir esparadrapo. Sí, ya lo sé, es la clásica palabra que les cuesta a los extranjeros. Pero es que en vez de esparadrapo dice reloj de pared. En serio. Y hay más palabras… A ver que piense… Gafas, tampoco sabe decir gafas. Lo pronuncia sandalias. El otro día entró en una óptica con la intención de probarse unas sandalias de sol. En serio. Iba con él y pensaba que se estaba intentando quedar con el de la tienda. El tío diciendo sí, unas sandalias, como esas de allí. Y yo pensando, nos van a echar a patadas.
Pero es que en su país son muy raros. Hablan una lengua complicadísima: no tiene nada que ver cómo se escribe y cómo se pronuncia. Su nombre, por ejemplo, se escribe Gröf56har Stûbednar€. Sí, con € final. Pero se pronuncia Roberto. Sólo Roberto, nombre y apellido. Y al revés. Culo, por ejemplo… Sí, vale, ya sé, es lo de siempre, le hemos preguntado cómo decir todas las tonterías en su idioma, incluidos varios tacos y "quieres acostarte conmigo", y no sabemos dar los buenos días, pero deja que te cuente: culo en su idioma se escribe rase, pero se pronuncia frggref**ç. No, así no: frggref**ç. Hay que poner la lengua en el paladar y luego… No, lo haces mal. Mira cómo se mueve mi nuez cuando hago el **: frggref**ç. Bueno, déjalo, tienes que practicar más. A mí al principio tampoco me salía. No, teta se dice igual. Y se escribe casi igual. No tiene gracia. La palabra, digo.
Por cierto, ¿por qué me llamas Ignacio? No, no me llamo Ignacio. Se escribe igual, Ignacio, pero se pronuncia Esteban. Sí, i, ge, ene... Est... a, ce, i, o... Esteban. No, no pasa nada, todo el mundo se confunde. Pero me suelen llamar Enrique.
 
Menéame Envía esta historia a del.icio.us
enlace directo (15 comments)  ... comenta