martes, 5. noviembre 2002
Jaime, 5 de noviembre de 2002 8:40:06 CET

Cuadrado negro


Hans Magnus Enzensberger se ríe en Mediocridad y delirio de las teorías que presentan la televisión como fuente de todos los males, simplemente porque este medio no puede ser fuente de nada. La televisión, según Enzensberger, es un medio de comunicación "cero". Es decir, no importa lo que se vea, ya que "el espectador conecta para desconectar". Así, el medio no aspira más que a ser como ese cuadrado negro de Malevitch y a atraer a la audiencia justamente por su ausencia de contenido. Enzensberger ni siquiera salva las buenas películas que podamos ver: "La fascinación estética del cine -explica- no puede reproducirse en la pequeña pantalla; queda destruida por el ridículo formato, las interrupciones de los espots publicitarios y la repetición indiferente y sin fin. El arma secreta del telespectador, el temible mando a distancia, asesta a la película el golpe de gracia".
Esta ausencia de contenidos reales de la televisión cuadra con la obsesión de los partidos políticos por contar los minutos que los telediarios dedican a hablar de sus líderes (y a dejarles hablar). "Mientras el pobre ministro se imagina poder influir en la opinión y en los actos del telespectador -remata Enzensberger-, las frases hueras de sus declaraciones satisfacen la necesidad del público de que no se le importune con contenidos que le obliguen a pensar".
La verdad es que el trato de idiotas con el que nos honran los políticos se ve potenciado por la televisión, que busca la carita sonriente y la frasecilla más o menos lapidaria. Pero, por lo que dice Enzensberger, podría ser que el trabajo que se toman estos políticos por controlar el medio no sea más que una pérdida de tiempo. Porque parece que el hecho de que la mayoría de gente vea programas estúpidos no se debe a que estos espectadores sean también estúpidos (y controlables), sino a que se ríen del tonto de turno que aparece por esa caja negra para distraerlos.
Kazimir Malevitch, Cuadrado negro sobre blanco

 
Menéame Envía esta historia a del.icio.us
enlace directo (one comment)  ... comenta